Vivienda prefabricada de hormigón o cómo ganarle cuatro meses a la construcción de tu casa

CATEGORÍA
Artículos

FECHA DE PUBLICACIÓN
8 febrero, 2024

COMPARTIR

La vivienda prefabricada con estructura de hormigón ha llegado para quedarse y uno de los principales motivos es el ahorro significativo de tiempo en la construcción. La diferencia está entre levantar la casa en 4 días o en 4 meses, y esta no es la única bondad de las viviendas prefabricadas, hay más.

Si la pregunta es ¿qué es mejor? la respuesta es ambigua. Tanto la construcción clásica de ladrillo como la preconstrucción de hormigón tienen sus cosas buenas, por eso es importante considerar las necesidades y preferencias de quienes van a habitarla, para hacer la mejor recomendación, antes de tomar una decisión.

Las casas de ladrillo son duraderas, resistentes y, generalmente, muy bien aisladas (pladur a parte). Además, su estética tradicional puede ser también un plus a la hora de tomar la decisión. El principal problema de esta construcción clásica, como ya hemos avanzado es el tiempo: levantarla son, en total, 4 meses de construcción, con todo lo que ello conlleva.

Las viviendas prefabricadas de hormigón, por su parte, ofrecen 5 ventajas fundamentales. Te las detallamos a continuación.

1. Se construye en tan solo 4 días

Aunque el prefabricado exige una fabricación de las piezas, ésta puede llevarse a cabo durante un solo mes, por lo que si el proyectista tiene en cuenta este tiempo y lo encaja dentro de la cimentación de la vivienda, no se pierde ningún día en este proceso. Instalar las piezas prefabricadas requiere un trabajo de tan solo 4 días, quizás una de sus ventajas más competitivas.

2. Muros macizos que garantizan aislamiento y durabilidad

Las fachadas de una vivienda convencional en ladrillo y enlucido tienen prestaciones inferiores en este caso a las de hormigón, pues estamos hablando de muros macizos de 15cm frente a ladrillos huecos cerámicos.

Las viviendas prefabricadas de hormigón son más eficientes energéticamente y más estancas que las casas tradicionales, lo que puede traducirse en ahorros significativos en los costos de energía a largo plazo.

3. No necesita revestimiento

Otro paso que nos ahorramos tanto en tiempo como en dinero es el del revestimiento. La fachada de las viviendas prefabricadas es el propio muro de hormigón, que no necesita revestimiento y que ofrece multitud de acabados finales.

En una vivienda tradicional de ladrillo, tendríamos que contar con un monocapa o con alicatado, lo que encarece de manera importante el producto final y requiere de un mayor mantenimiento a medio o incluso corto plazo (fisuras y mayores defectos de ejecución).

4. El espacio puede optimizarse mejor

Estas casas ofrecen una amplia gama de opciones de personalización, lo que permite diseñar espacios que se adapten a las necesidades y gustos personales de cada cual, igual que en construcciones tradicionales. El uso de paneles de hormigón no conlleva que no podamos personalizar la casa a nuestras necesidades. Aquí no estamos hablando de casas prefabricadas o pre-hechas sino de una nueva manera de construir con la misma capacidad de personalización.

Si desde el principio tenemos claro las zonas que necesitamos y el diseño de las mismas geométricamente es concordante, el hormigón puede ser un muy buen aliado a la hora de generar espacios abiertos y luminosos.

Las estructuras de hormigón prefabricado nos permiten diseñar nuestra vivienda con espacios más diáfanos, sin necesidad de tantos pilares como en estructuras convencionales. En una construcción tradicional se necesita un pilar cada 6 metros, aquí podemos llegar a 12 metros sin apoyos. Esta funcionalidad, sumada a un diseño eficiente, puede ahorrar también un dinero importante y maximizar las posibilidades de tu vivienda

5. Una estructura más sólida, más segura

El hormigón garantiza una durabilidad en el tiempo incomparable a otros materiales. Esto significa también que, ante fenómenos adversos, las casas prefabricadas con muros de hormigón van a tener una mayor resistencia y, por tanto, un menor mantenimiento. El hormigón es un material resistente que puede soportar condiciones climáticas extremas, lo que significa que tu casa estará protegida durante muchos años.

En resumen, las viviendas prefabricadas de hormigón ofrecen una serie de ventajas que las hacen una opción atractiva para aquellos que buscan una vivienda duradera, eficiente y personalizable. Si estás considerando la posibilidad de comprar un terreno y hacerte tu propia casa, no dudes en explorar esta opción y descubrir todas las ventajas que puede ofrecerte.

En Estudio Epigram hemos llevado a cabo varios proyectos de este tipo. Puedes visitarlos aquí. Si deseas información sobre un proyecto, no dudes en contactar con nosotros.

COMPARTIR

NEWSLETTER

    CUÉNTANOS TU IDEA DE PROYECTO

    Trabajemos juntos.
    Abrir chat
    Hola 👋
    ¿En qué podemos ayudarte?